Buscar en el Portal Mesianico

Cargando...

Que Ningun Pagano te Juzgue

Rav Shaul (el apóstol pablo) advirtió a los creyentes en la capital pagana de Colossi, de ser cautelosos de las tradiciones de los paganos, y de “estropear” a los seguidores del Mesías. A pesar de sus advertencias, la Iglesia “cristiana” moderna a puesto sus oídos sordos a las instrucciones del Creador y ha adoptado la forma, filosofía, y tradiciones de los adoradores del culto del Dios sol Babilónico.

El video consta de mas de una parte las cuales se pueden elegir dandole al cuadro al lado del boton de play. Tambien puede esperar que el video termine y comenzaran las demas partes en su debido orden.



¿Tiene problemas para ver el video? Descargar la última versión de Flash Player

Verdad y Tradicion

Las tradiciones nos pueden cegar a la verdad y causar que divaguemos a través de la niebla de los sistemas religiosos creados por el hombre durante toda una vida. Acompañe a Michael a un viaje: Fuera de Babilonia” y aléjese de estas tradiciones paganas y descubra las verdades preservadas a lo largo de los antecedentes Bíblicos.



 ¿Tiene problemas para ver el video? Descargar la última versión de Flash Player

El Nombre

Los Profetas prometieron que sacudirían la tierra en los tiempos finales, y durante ese tiempo de problemas El Nombre el verdadero Dios se daría a conocer en toda la tierra! Descubra la verdad y el poder en “¡El Nombre sobre todo Nombre!” de acuerdo con Yo’el (el profeta Joel.) “¡Cualquiera que clamare el nombre del Señor será salvo!”

El video consta de mas de una parte las cuales se pueden elegir dandole al cuadro al lado del boton de play. Tambien puede esperar que el video termine y comenzaran las demas partes en su debido orden.

 

¿Tiene problemas para ver el video? Descargar la última versión de Flash Player

La Torah y la Gracia

La Torah y la Gracia

Otro malentendido común en la iglesia hoy día es el concepto de que la Torah y la gracia son ideas mutuamente excluyentes. Por ejemplo un autor escribe: «Un creyente no puede estar bajo la ley y bajo la gracia al mismo tiempo.» (El Plan de Dios de los Siglos; Louis T. Tallbot; 1970; p. 83)

Ahora vamos a ser nobles bereanos para ver si esto es cierto. Preguntémonos: ¿cómo se salvaba la gente en tiempos del «Antiguo Testamento»? ¿se salvaban por obras o por gracia? El hecho es que cuando Pablo habla de cómo somos salvos por gracia mediante la fe a menudo cita del Tanakh para probar su punto. Dos de sus textos de prueba favoritos para este concepto son del Tanakh: «Y él le creyó a YHWH; y se lo contó por justicia.» (Gn. 15:6 = Rm. 4:3, 22; Gl. 3:6) y «...el justo vivirá por la fe.» (Hab. 2:4 = Rm. 1:17; Gl. 3:11)

Así que está argumentando con base en el Tanakh que uno se salva por fe solamente aparte de las obras. De hecho, la pura verdad es que los hombres de los tiempos del «Antiguo Testamento» estaban bajo la gracia tanto como nosotros hoy día:

* «Pero Nóaj halló gracia a los ojos de YHWH.» (Gn. 6:8)

* «tú también has hallado gracia a mi vista … pues has ganado gracia a mi vista» (Ex. 33:12,17)

* «...y ahora he hallado gracia a tu vista...» (Jue. 6:17)

* «El pueblo hallo gracia en el desierto...» (Jer. 31:2)

Así como nobles bereanos hemos aprendido del Tanakh que la gente en tiempos del «Antiguo Testamento» se salvaban por gracia mediante la fe. No habrían podido hallar su salvación de manera diferente a la que hallamos hoy día, como escribe Pablo:

«Sabiendo que el hombre no se justifica por obras de la ley, sino por la fe de Yahoshúa el Mesías, y aun nosotros hemos creído en Yahoshúa el Mesías, para que seamos justificados por la fe del Mesías, y no por obras de la ley; pues por las obras de la ley ninguna carne será salva.» (Gl. 2:16)

De hecho, el «Nuevo Testamento» contiene más mandamientos que el «Antiguo Testamento». Los Escritos Nazarenos contienen 1050 mandamientos [como se muestran, por ejemplo, en «Dake's Annotated Reference Bible» por Finnis Jennings Dake; N.T. págs.313-316] mientas que la «Ley Mosaica» en el «Antiguo Testamento» contiene sólo 613 (b.Makkot 23b). Así que la fe y la gracia están en el «Antiguo Testamento» y la ley y las obras se encuentran en el «Nuevo Testamento». La gente en tiempos del Tanakh se salvaba por gracia mediante la fe tanto como la gente en tiempos de los Escritos Nazarenos.

Ahora, muchos anomianistas concordarán con este hecho en la superficie, pero sigamos este pensamiento hasta la más plena conclusión. Vayamos más allá de la superficie y verdaderamente pensémoslo bien. Si lo que hemos demostrado ser cierto es cierto, entonces la gente en el desierto en los días de Moisés se salvaban por gracia mediante la fe. Ahora vemos el pleno impacto de esa afirmación. ¡Eso significa que la gente estaba bajo la gracia, y se salvaban por la fe solamente y no por las obras, cuando Moisés estaba apedreando personas hasta morir por violar la Torah! Obviamente, entonces ser salvo por gracia mediante la fe de ninguna manera afecta la observancia de la Torah.

Así que si la gracia y la fe no niegan la observancia de la Torah, entonces ¿cuál es la verdadera naturaleza de la fe y la gracia? ¿Qué es fe? ¿Qué es gracia? Tornémonos nuevamente a las Escrituras para la respuesta.

Ahora, parte de la razón por la que muchas personas han venido a pensar que hay más «gracia» en los Escritos Nazarenos que en el Tanakh es un prejuicio de traducción en la versión Reina-Valera y en muchas otras versiones españolas.

Hay dos palabras para «gracia» en el Tanakh hebreo. La primera palabra es «Jen» (Strong 2580/2581) que significa «gracia o encanto». La otra palabra es «Jésed» (Strong 2616/2617) que conlleva el significado de «gracia, misericordia o favor inmerecido». Estas dos palabras son estrechos paralelos en significado de las dos palabras griegas en la Biblia Griega. Estas son «Járis» (Strong 5485/5463) que significa «gracia o encanto» y «Éleos» (Strong 1651/1653) que significa «gracia, misericordia o favor no-debido». Obviamente el hebreo «Jen» = griego «Járis» y el hebreo «Jésed» = griego «Éleos».

Ahora, note que que la RV tiende a traducir «Jen»/«Jaris» como «gracia» pero tiende a traducir «Jésed»/«Éleos» como «misericordia». Ahora bien, cuando pensamos en «gracia» en términos bíblicos usualmente pensamos en el concepto de «Jésed»/«Éleos» «favor no-debido».

Ahora, si seguimos el esquema de traducción de la RV entonces parece que hay mucha más gracia en los Escritos Nazarenos que en el Tanakh, ya que «Jen» aparece sólo 70 veces en el Tanakh mientras que «Járis» aparece 233 veces en los Escritos Nazarenos. Pero recuerde, el concepto de «favor no-debido» es, en realidad, «Jésed» o «Éleos». «Jésed» aparece 251 veces en el Tanakh, mientras que «Éleos» aparece sólo 50 veces en los Escritos Nazarenos. En todo caso hay mucha más «gracia» en el Tanakh que en los Escritos Nazarenos.

Ahora, volvámonos al Tanakh para obtener un mejor entendimiento de lo que es en realidad la gracia. Según las Escrituras hay una estrecha conexión entre «la gracia» y «el temor de YHWH»:

* «Porque tan alto como están los cielos sobre la tierra, así de grande es su gracia («Jésed») sobre los que le temen.» (Sal. 103:11)

* «Que los que temen a YHWH digan: «Su gracia («Jésed») es eterna.»» (Sal. 118:4)

* «Por gracia («Jésed») y verdad se expía la iniquidad, y por el temor de YHWH uno se mantiene alejado del mal.» (Pr. 16:6)

Y el temor de YHWH, según el Tanakh, incluye la observancia de la Torah:

* «...para que aprenda el temor de YHWH su Poderoso, a guardar todas las palabras de esta Torah y estos estatutos, para ponerlos por obra.» (Dt. 17:19)

* «...para que oigan, y que aprendan, y teman a YHWH tu Poderoso, y observen para practicar todas las palabras de esta Torah.» (Dt. 31:12)

Por lo tanto, claramente no hay conflicto entre la gracia y la Torah. De hecho, la Torah está estrechamente relacionada con la gracia.

La siguiente palabra que examinaremos es la «fe». La palabra hebrea es «Emunáh». Emunáh puede significar «creencia, fe o confianza» y se traduce mejor como «fidelidad que confía». Cuando hablamos de «fe» en YHWH no estamos simplemente hablando de «creencia» sino de «fidelidad que confía».

Si alguien le preguntara a usted si usted es fiel a su cónyuge, usted no le contestaría: «Sí, yo creo que mi cónyuge existe». Es porque claramente el asunto no es en qué usted cree sino si usted es fiel. Imagine a un hombre que se pasa toda la noche cometiendo adulterio con varias mujeres. Cada noche viene a su casa a su esposa y le dice cuánto la quiere, e insiste en que cómo él cree en la existencia de ella por eso él le es fiel a ella. ¿Ese fiel este hombre a su esposa? ¡Absolutamente no! Este entendimiento se nos confirma en las Escrituras como sigue: «Elimina de mí el falso camino, y generosamente concédeme tu Torah. He escogido el camino de la fe; he puesto tu ordenanza delante de mí.» (Sal. 119:29-30)

Ahora quiero hacer claro que no estamos diciendo que gana su propia salvación observar la Torah. A veces me han preguntado: «¿Tengo que guardar la Torah para ser salvo?» Yo respondo: «Por supuesto que no... ¿Tiene usted que estar limpio para tomar un baño?»

Usted pudiera preguntar: «Bueno, si no guardo la Torah para salvación, entonces ¿por qué observamos la Torah?» Primero que todo, observar la Torah muestra nuestra fe (Tit. 3:5-8; 1 Jn. 2:3-7; Stg. 2:14-26). En Segundo lugar, hay recompensas por guardar la Torah (Tit. 3:8). El Salmista nos dice que ella «restaura el alma» (Sal. 19:7).

Yahoshúa promete que los que guardan la Torah y enseñan a otros a hacerlo serán llamados primeros en el Reino del cielo (Mt. 5:19). Adicionalmente, a los judíos que guardan la Torah Mosaica se les da una larga lista de otras promesas (Dt. 28). Ahora bien, si la Torah es Buena y Eterna, entonces es solo razonable que debe ser observada. Pablo nos dice que no debemos usar la gracia como excusa para pecar (Ro. 6:1-2, 15) y que la única manera de saber lo que es pecado es mediante la Torah (Ro. 7:7). Yahoshúa nos dice que si lo amamos guardaremos su mandamientos (Jn. 14:15, 21, 23-25; 15:10). El hecho de que somos salvos por fe es precisamente la razón por la que debemos observar la Torah, como nos dice la Escritura: «...no por obras de justicia que hayamos hecho, sino según su misericordia Él nos salvó, por el lavamiento de la regeneración y la renovación del Espíritu de Santidad, que él derramó sobre nosotros abundantemente mediante Yahoshúa el Mesías nuestro Salvador, para que habiendo sido justificados por su gracia llegáramos a ser herederos según la esperanza de vida eterna. Este es dicho fiel, y quiero que ustedes afirmen constantemente que los que han creído en Elohim deben ser cuidadosos de mantener buenas obras. Estas cosas son buenas y provechosas para los hombres.» (Tit. 3:5-8)

«Y en esto sabemos que lo conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: «Yo lo conozco», y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él. Pero el que guarda su palabra, verdaderamente el amor de Elohim se perfecciona en él. En esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él debe andar como él anduvo. Hermanos, no les escribo un mandamiento Nuevo, sino el antiguo mandamiento que ustedes han tenido desde el principio. El antiguo mandamiento es la palabra que ustedes oyeron desde el principio.» (1 Jn. 2:3-7)





«…ellos (los nazarenos) son simplemente judíos completos ... No tienen ideas diferentes, sino que confiesan todo exactamente como lo proclama la Torah y en el estilo judío - excepto por su fe en el Mesías ...» — Epifanio; Panarión 29

Tomado de la pagina: http://www.baruxhaba.com/

Chat

Si no puedes ver el Chat: Descarga JAVA dando un click AQUI

Reciba Actualizaciones del Portal Mesianico por Email

Hazte Seguidor del Portal Mesianico

Visitantes Online en este momento

Total de Visitas

free counters